Taj Mahal

Hace escasas fechas asistí al recital poético que dio Angela Vallvey en el Museo Picasso Málaga. En él escuché a la escritora este poema que me emocionó

Toda esta belleza,
mirlos y vino confitado,
nube azulada,
dócil silencio
que a la lluvia labra
como si fuera piedra,
plumas de jaspe,
muchachas de ojos ciegos.
que no sangre más
la herida de la luz
o la noche vendrá entenebrecida
Taj Mahal
Mumbai India.
Angela Vallvey. La velocidad del mundo. Ed. Vandalia 2012

Fui, al día siguiente a mi librería de cabecera (Rayuela, Málaga) les rogué que me lo trajeran y así lo hicieron. Entretanto algunas fechas corrieron y, como debe ser, leí los versos unos días después. Perdieron parte de su encanto.

Pero recitados ellos junto a la serenidad y el silencio de la noche veraniega en el jardín de chinos del Museo Picasso, con el rostro de la poeta bajo la luz dorada, el rumor de una fuente junto a mis piés y sobre todo, por encima de todo, el poderoso recuerdo de mi visita la Taj Mahal, de su recuerdo, en la distancia y en la cercanía, de la herida de la luz, de la piedra labrada como si fuera agua. Todo eso hizo que me pareciera un gran poema. Los recuerdos de un gran viaje a un gran país le favorecieron.

Creo que debo volver a hablar de India.
Mientras que eso ocurre os dejo algunas de las imágenes que se mantienen en mi memoria.

Anuncios

Acerca de jose antonio martin santos
Todo me provoca curiosidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: